Joaquín Reyes necesitó 4 horas de maquillaje para convertirse en Jorge Javier