Karen y Ben, unidos por el yugo