Tom, a su hijo Ben: “No tenemos más opción que seguir”