La doctora encuentra un parásito en el ojo de Tom