Tom, a su hijo: “Si lo único que te queda es el odio, entonces ya te han cambiado”