Los rebeldes, tres meses después