Tom Mason, el único superviviente de la emboscada