Así se mata a un deslizante