Los niños, clave crontra los deslizantes