Los humanos son los mayores monstruos, la brillante moraleja de ‘Expediente X’