Un toro no, pero las alturas sí asustan a Cristina