Cristina no encaja bien la sanción