Los expedicionarios deciden no avisar de la salida a los penalizados