Rafael Amargo, la nueva ‘chica del barro’