Los morados, perdidos en la kasbah