El bailecito de absoluta felicidad del seleccionador alemán durante la entrega del trofeo a los campeones