¡Cómo juegan los checos! Havlik pone el sello a un auténtico jugadón