¡Menudo teatro! Tremendo piscinazo de Stranberg que quiso engañar al árbitro