España tuvo el Europeo a tiro: Saúl, Ceballos y Deulofeu pudieron cambiar la historia de la final