La película de la Final Four: De la llegada a los hoteles al sabor a victoria