Emporio Armani y el magistral Langford llevan a los campeones a la primera derrota