El Barcelona vence al Panathinaikos convirtiéndose en el único equipo invicto