España encadena ocho ataques seguidos sin encestar una canasta