Se le sale la zapatilla y… ¡sigue jugando con ella en la mano!