La tormenta perfecta de España: tres canastones seguidos de Brizuela, Barreiro y Bassas