López-Aróstegui roba y Joel Parra firma el mate