¡No hay quien lo pare! Kuzminskas se coló hasta dentro para hacer un espectacular mate