La insistencia tuvo su recompensa.... ¡Hasta tres veces lo intentó Lauvergne!