¡Él se lo guisa y él se lo come! Vojvoda robó en defensa y se metió hasta la cocina