¡Sin mirar y de espaldas! Seraphin tiene ojos en la nuca… y le regala la canasta a Labeyrie