¡Se colgó Markkanen! Escondió la pelota y machacó el aro