¡Y apareció Kuzminskas! Se colgó del aro para hundirla a dos manos