No sabe ni como lo hizo y acabó en el suelo pero la canasta de Belinelli valió igual