Triple y canastón de Bogdanovic al que le lanzan besos desde el banquillo