¡Aquí estoy yo! Golpe de autoridad de Keller: mate a una mano para despertar a Hungría