¡Datome ve el aro como una piscina! Ni se lo piensa y la clava desde casi ocho metros