¡Catacrack! Eilingsfeld rebaña la bola en el aro y la hunde a una mano