¡Qué zarpazo a Raduljica! ¡Dos arañazos en el brazo que le obligan a ser atendido!