A Van Rossom se le hace de noche con este gorrazo de Bourousis en la pintura