Francia se aprovecha de la depresión de Serbia (81-68) y se cuelga el bronce