La República Checa da la sorpresa (59-80) y elimina a Croacia en los octavos de final