Un fallo, dos fallos, tres fallos... Y al cuarto intento... ¡Nathanaelsson tampoco!