Tony Parker se marca un jugadón y Gobert se come el aro machacando a dos manos