Satoransky se mete hasta la cocinay machaca a una mano... ¡para no dejar de verlo!