Brizuela-Bassas: la conexión perfecta que termina en triplazo