Ukelele en mano y dando el cante, así se hace más llevadero el viaje para Amaia