El vudú siempre planea como amenaza para que no se abandone la explotación