La compasión con las mujeres explotadas sexualmente no sirve de nada sin denuncia