Un cliente estuvo a punto de matar a Loveth mientras su madame dormía a unos metros