María: "Mis padres nunca se ocuparon de mí"